Sonidos de Semana Santa: Bombos y Tambores en Tudela

El acto

Ayer, 13 de marzo, se celebró en Tudela un acto que, al ir ya por su cuarta edición, puede casi considerarse, si no tradicional, al menos si “bien asentado”. Me refiero a la concentración de bandas de bombos y tambores que convoca la Asociación de Cofradías de Semana Santa, y de cuya existencia no he sido consciente hasta este año. En este acto, las bandas recorren parte de la ciudad al ritmo de los bombos, tambores y cornetas, y se detienen en la Plaza Nueva para realizar el toque de exaltación. Pero como este año tenemos la plaza “vuelta al aire” (eso sí, parece que por fin el enlosado tendrá la resistencia debida, y estará terminado a tiempo para la Semana Santa), el recorrido se ha modificado. Y creo que para mejor, ya que ahora se sale desde el Paseo de Invierno, se baja por San Marcial y se entra al Casco Viejo por la calle Verjas, para luego cruzar la Plaza San Jaime y Carnicerías, Herrerías, Zurradores, Alberto Pelairea y terminando en el Paseo del Queiles. En años sucesivos supongo que el Herrerías embocarán Yanguas y Miranda y entrarán en la Plaza Nueva.

Fue allí, en la entrada de la Plaza del Queiles, donde este año habilitaron con vallas un recinto para que, una tras otra, las bandas entrasen y realizasen el toque de exaltación, para el que dispusieron de unos diez minutos cada día. Gracias a que esta parte del paseo está bastante a cubierto del frío viento que ha deleitado a propios y extraños durante todo el fin de semana, se podía presenciar el acto a gusto, disfrutando del solecito. El tener que entrar cada grupo, uno a uno, dentro de la “zona de actos”, y aguardar en fila el turno, le restó la vistosidad que hubiera logrado en la Plaza Nueva, y limitó también la cantidad de personas que pudieron estar contemplando los toques en primera línea. Pero lo que, debido a las circunstancias, perdió en vistosidad, no se vio reflejado en la sonoridad ni en el entusiasmo. Cada banda tenía entre unos 30-60 integrantes, de todas las edades (el benjamín, de la cofradía de Medinaceli, tenía 8 añitos y allí estaba, con su tambor, marcando el ritmo).

Este año han sido ocho las cofradías que han participado, provinientes de La Rioja, Soria, Zaragoza y Navarra:

· Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad de Muel (Zgz)
· Cofradía de Jesús el Nazareno de Utebo (Zgz)
· Cofradía de la Santa Vera Cruz de Ariza (Zgz)
. Asociación de Cornetas y Tambores de Murillo de Río Leza (LR)
· Cofradía de la Santa Vera Cruz de Quel (LR)
· Cofradía de la Santa Vera Cruz de Almazán (So)
. Cofradía de la Entrega (Tud)
· Cofradía del Descendimiento (Tud)

Tras el toque de exaltación, las Bandas volvieron a marchar, subiendo por Herrerías hasta llegar a la Plaza de San Juan, junto a la ETI vieja, para dar por finalizado el acto. Fue una lástima que a la hora de la subida Herrerías el sol ya había bajado bastante, y que el viento helado soplase con ganas, porque el espectáculo era digno de verse y los que allí estuvimos éramos menos que lo que la calle y el acto podían haber dado de sí. A pesar del frío, un acto que merece la pena presenciar.

La sesión fotográfica

Un acto de este tipo, además de sonoro, es tremendamente vistoso por los atuendos y los propios instrumentos y, casi sorprendentemente, colorido, gracias a la gran variedad de tonos con las que cada cofradía personaliza sus túnicas y capas. Blancos, negros, verdes, azules, violetas, variedad de tejidos (terciopelos, rasos) que en conjunto, y aun dentro de una gran sobriedad, proporcionan una fuente estupenda de fotografías interesantes.

Y allá que me fui con todo el equipo. Por cierto, Ricardo, te hice caso tras la sesión fotográfica bardenera en la que casi me quedo sin manos (bueno, vale, tremenda exageración, pero hay que ver el frío que hacía) y lo primero que compré en las rebajas fueron unos guantes de ciclista cortavientos. ¡Menuda diferencia! Se pueden manejar los controles de la cámara sin problemas, y las manos, tan calentitas como si siguieran dentro de los bolsillos.

El objetivo que me marqué fue el de practicar con los encuadres, esperar al momento adecuado para obtener una fotografía cuando la persona (o personas) retratadas están en movimiento. Y el de obtener no sólo planos generales (que es lo que tiendo a hacer siempre), sino fijarme más en los detalles, en abstraer escenas o momentos. El de moderarme con el disparo lo dejé para otro día, ya que al final fueron cerca de 200 los disparos que hice en las casi tres horas que estuve al pie del cañón, en plan “reportero total” :D. Pero en mi descargo he de decir que una gran parte de esas fotos las hice durante el periodo de “toque de exaltación”. Estaba en segunda línea, que los niños tienen preferencia, y continuamente aparecían manos, cámaras de vídeo, gorritos, y demás parafernalia en la parte baja de mis encuadres (y me chafaron unas cuantas fotos estupendas, todo sea dicho). Hasta que no encontré un lugar junto a una columna en el que apostarme, sin molestar a nadie y teniendo visibilidad bastante buena, no pude dedicarme a encuadrar con más tranquilidad. Y aun así eché un poco de menos el tener algo superior al 18-70 mm (el 50mm f1.7 lo dejé en la mochila, la luz era estupenda y quería versatilidad en zoom). En Herrerías sí logré un lugar estupendo, en uno de los bancos. El que no hubiese aglomeración gracias al frío me permitió obtener tanto panorámicas en las que los protagonistas absolutos eran las bandas participantes, como poder fotografiar detalles, ya que pasaban a menos de medio metro de mi posición, sin que hubiese nadie delante.

Y, tras este ladrillo, una breve selección de las fotos con las que más satisfecho estoy. En mi galería de flickr hay algunas más, y tengo unas cuantas todavía en espera de revelado y jugueteo photoshoperil (moderado y juicioso 😀 ) que espero colgar… no sé cuándo.

Tambor

Uno de los tambores de la Cofradía de la Entrega de Jesús de Tudela. Una décima de segundo antes, y el encuadre hubiera estado clavado, pero así queda fuera un pelín del tambor. Tal cual salió de la cámara. Exposición 1/125, Apertura f/5.6, Lente 70 mm, ISO 400.


Cofradía del Descendimiento - Tudela

La banda de la Cofradía del Descendimiento de Tudela, justo en el arranque de Herrerías. Me gustó cómo quedan alineados, justo en el momento de dar el paso con el pie izquierdo, inclinando el cuerpo en esa dirección. Tal cual salió de la cámara. Exposición 1/40, Apertura f/5.6, Lente 40 mm, ISO 320.


Cofradia de Nuestra Señora de la Piedad - Muel

Parte de las tambores de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad de Muel. Quizá necesite añadir algo de luz de relleno, los blancos están un tanto apagados. Exposición 1/80, Apertura f/5.6, Lente 45 mm, ISO 200.


Cofradía del Descendimiento - Tudela

Una tambor de la Cofradía del Descendimiento de Tudela, en el momento de dar instrucciones al resto. Exposición 1/80,  Apertura f/5.6, Lente 55 mm, ISO 400.


Cofradía de la Santa Vera Cruz - Quel

Una pausa para los tambores de la Cofradía de la Santa Vera Cruz de Quel. Recortada en parte, quitando suelo vacío, ya que el zoom no me daba para más. Exposición 1/200, Apertura f/7.1, Lente 70 mm, ISO 100.


En la galería que he dedicado al evento, hay unas cuantas más. Lo dejo aquí, y os invito a ver el resto en flickr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s